Instituto Internacional de Terapeutas Integrales

5
Ago

Espiritualidad y economía ¿Son compatibles?

Pareciera que fueran dos conceptos que jamás deberían siquiera tocarse ni menos complementarse.

La economía frente a la espiritualidad se comporta según la creencia y valores concebidos de cada persona.

Lo que comúnmente hacemos con la programación moral es juzgar si algo está bien o mal y eso no lo haremos aquí. Debemos aprender nuevas conductas de pensamiento, para poder posicionarnos de lleno en el nuevo estado de consciencia disponible ya para toda la humanidad.

El dinero siempre ha sido motivo de conflicto para el humano a nivel de inconsciente colectivo, entonces hay personas a quienes les genera un conflicto con resultado posibilitador, y a otros los limita en sus potencialidades y capacidades. A un pequeño grupo no les genera ningún tipo de conflicto.

Te explico: tú siempre eliges como quieres ser y estar. Si asocias como creencia, que ser rico en espiritualidad es no tener nada materialmente elegirás vivir así y defenderás esa postura como la correcta.

Si crees que por ser rico espiritualmente, te mereces todo lo que desees, lo tendrás.

Lo cierto es que cada SER HUMANO debe lograr ser coherente en todas sus dimensiones existenciales. Por ejemplo, si eres rico espiritualmente el preguntarte ¿para qué quiero tal o cual cosa de la vida material? te ayudará a estar consciente de hacia dónde estas conduciendo esta energía del dinero y si es coherente con tu propósito que es el que te hará sentir realizado y conforme contigo mismo, quizás más aún si tiene relación con influir de forma potenciadora sobre otras personas.

Si te gustaría viajar por el mundo enseñando lo que tú mismo has aprendido, escribir libros, elegir tu hábitat y tener autonomía en la forma en que vivirás, requerirás estar estable e independiente económicamente para ello. Esta estabilidad económica debe estar en proporción al propósito de vida que hayas elegido. Si tu propósito es menor, quizá no requiera tanto dinero, pero si este es mayor y requiere de mayores recursos, debes saber que el propósito levantará los recursos económicos y otros necesarios para que sea cumplido, a menos que tus creencias estén limitándote en el cumplimiento de tus objetivos.

Hay personas que no se hacen cargo de su vida material y son otros los que pagan por ello, ya sea, los padres, la pareja, los hijos, en fin. Incluso pueden pagar para ayudarte a cumplir por tu propósito elegido, por lo tanto, cada persona elige cómo quiere vivir materialmente.

El punto es que siempre requerirás del recurso económico para moverte en este mundo.

El ser que es más espiritual, antes de consumir se responde ¿para qué quiero tal o cual cosa material? ¿va alineado a mi propósito? y actúa de acuerdo a su respuesta.

El que no se considera espiritual, consume, no se pregunta ¿para qué?, consume porque puede o porque quiere. Lo resultante de este comportamiento es que predomina la satisfacción inmediata, en el intento inconsciente de llenar algún vacío interno y luego cuando pasa el peak de placer, vuelve al vacío.

Si el dinero otorga o no parte de la felicidad dependerá del propósito con que éste sea utilizado.

Abrir chat
1
¡Hola! ¿Tienes alguna consulta?